martes, 25 de enero de 2011

VALORES

Al comienzo de un nuevo año siempre resurgen los mismos temas: resoluciones, dietas, ejercicios, cambios en todos los aspectos de nuestra vida....y cuando el año nuevo se convierte en viejo seguimos igualitos. ¡Qué difícil se nos hace perseverar a pesar de nuestras buenas intenciones!

En este primer mes del año el tema de moda parece ser una supuesta “carencia de valores”. Y, francamente, ya me tienen Jarta (sí, con J mayúscula). Hay un anuncio que dice algo así como “valores, llévalos contigo siempre” a nivel de tarjeta de American Express. A lo mejor se refieren a la bolsa de valores.

Sin entrar en consideraciones filosóficas ni éticas, hay que partir de la premisa de que los valores son culturales —las distintas sociedades atribuyen valores distintos a una misma cosa, situación o cualidad. Los valores se aprenden y se internalizan. Y varían según la realidad de cada quién.

A cada rato oímos eso de que “después que haya salud, lo demás no importa”. La salud parecería ser un valor. Sin embargo, los gobiernos destruyen las instituciones hospitalarias y algunos grupos se oponen a que haya un plan de salud universal.

La tan cacareada familia a veces se considera algo sagrado, pero el maltrato y el abuso en las “familias tradicionales” son la orden del día. El famoso respeto parece ser algo del pasado. En un comercial de TV una madre le miente a su hija cuando niega haber usado su blusa verde, como si fuera un chiste. En otro, se considera la posibilidad de callar a un niño envolviéndolo en plástico como si fuera una libra de pan.

¿La honestidad y la responsabilidad? Bien, gracias. Una marca de automóviles se jacta de tener máquinas seguras después de haber causado un chorro de accidentes. Las farmacéuticas anuncian unas pastillas para dormir que pueden llevar al suicidio y unas píldoras anticonceptivas que pueden causar la muerte. Un político dice que no va a despedir a ningún empleado público y luego bota a más de 30,000.

¿De qué estamos hablando entonces? No, señores, no hay tal crisis de valores. Lo que hay es un cambio en el valor que le damos a aquello que nos permite sobrevivir en esta sociedad. Los valores nuevos son la hipocresía, el cinismo, la mentira y la prepotencia. Lo importante es hacer cualquier cosa que nos lleve a conseguir más dinero, aunque esto implique la corrupción. Después de todo... tanto tienes, tanto vales.

 

PSICORRECETA

Este mes de enero es una buena oportunidad para examinar nuestros valores: ventriloquist_clown_d_a_lc

· ¿Qué es lo que consideramos realmente importante?

· Nuestras acciones, ¿responden a esos valores?

· Si notas que te estás volviendo más escéptico cada día, si ya no crees ni en la luz eléctrica, trata de separar los verdaderos valores de las personas que dicen defenderlos.

· Recuerda que los que repiten como papagayos la frase de que “hay falta de valores” son, precisamente, los que con su ejemplo y sus acciones los destruyen continuamente.

 

¡FELIZ AÑO Y FELICES VALORES!

Technorati Tags: