lunes, 24 de mayo de 2010

MULETILLAS, ¿entiende?

Hace un tiempo asistí a un taller sobre un tema muy interesante. El profesor es un experto en su área y la presentación en PowerPoint estaba de lo más chévere. Pero al cabo de un rato dejé de concentrarme en el tema para contar las veces que el conferenciante preguntaba “¿verdad?” Varias veces estuve a punto de decirle “No me pregunte a mí; usted sabrá si lo que dice es cierto”.

Todos tenemos palabras o frases que nos gustan y que usamos a menudo. A veces oímos a alguien usarlas y las adoptamos como nuestras. En estos días parece que todos preguntan “¿sabes qué?” antes de continuar con sus planteamientos. Y para otros se han vuelto indispensables el obviamente, de alguna manera y nada que ver.

Pero, a menos que se usen innecesariamente y no para dar énfasis a lo que se dice, estas frases de por sí no son muletillas. Se convierten en  muletillas cuando son palabras o frases que se repiten mucho por hábito. Las muletillas son expresiones innecesarias, comodines, palabras abstractas que no aportan mucho significado. Son palabras que sirven para todo, pero que empobrecen la expresión hablada. Las muletillas no están dirigidas al oyente, no tienen contenido informativo directo; el oyente sólo percibe que el interlocutor no tiene claro lo que quiere decir y que necesita “apoyarse” en frases o palabras sin sentido para poder continuar hablando. Son pequeñas muletas de las que dependen las personas que tienen que rellenar lo que dicen. Y que a veces desesperan a quienes las escuchan.

Si a esta costumbre o hábito le añadimos la tendencia a hablar en metáforas o con frases hechas, y en tercera persona, va a llegar el momento en que para pedir un vaso de agua voy a decir algo así como:

“Este que... esta servidora no advino en conocimiento de que el preciado líquido escaseaba, ¿verdad?, por lo que obviamente, y al final del día, esta servidora solicita respetuosamente, dado su compromiso con su temperatura corporal , que, obviamente, siempre y cuando sea posible, ¿verdad? de alguna manera se le proporcione el preciado líquido para contribuir con esa noble causa, ¿verdad?. De alguna manera, y al final del día, obviamente podremos concluir que su contribución no implica, de manera alguna, que usted esté a favor ni en contra, sino todo lo contrario, ¿entiende? Este que... pero de rechazar la solicitud, ¿verdad? se le informa que, de alguna manera, esta servidora podrá proceder a neutralizarlo.”
walker_shake_mw


PSICORRECETA:
· Observa y escucha a los reporteros de radio y TV, a los analistas y a los “analistos”, y trata de identificar las muletillas que utilizan.
· Piensa en las frases que usas a menudo, casi automáticamente. ¿Tienen alguna función o son muletillas cuando no se te ocurre otra cosa que decir?
· Decide si quieres seguir utilizándolas o si quieres hacer un esfuerzo para mejorar tu proyección ante los demás.



No hay comentarios: