lunes, 22 de marzo de 2010

SENSIBILIDAD

 

“¡Bueno que le pase!”

“Eso es un asunto de drogas.”

“¿Quién la manda a estar en la calle a esa hora?”

“Eso me huele a cuernos.”

“A mí me contó alguien que lo conoce bien...”

“La Comay dijo ayer que...”

“Todos son iguales; no se puede creer en nadie.”

“¡Que los boten a todos!”

“¡Que se maten entre ellos!”

Estos comentarios insensibles son sólo una muestra de los que oímos todos los días. Porque todos los días hay masacres, asesinatos, suicidios, despidos, chismes, ataques políticos... o matan a una mujer por aquello de “mía o de nadie”.

Y como los “visuales” de los noticiarios incluyen tomas de los zapatos del muerto, de la muñeca de la niña asesinada y de la periodista que le pregunta a la viuda cómo se siente ante la muerte de su marido... porque mientras más llanto, más rating. Y más insensibilidad.

La sensibilidad, o la falta de ella, es un tema recurrente en el mundo de hoy, y en Puerto Rico, ni se diga. Y con razón. Si nos dejamos llevar por la definición de sensibilidad como la facultad de sentir, propia de los seres animados; la propensión natural del ser humano a dejarse llevar de los afectos de compasión, humanidad y ternura, no nos queda más remedio que concluir que, en efecto, nos estamos volviendo más insensibles cada día.

Hay una especie de conexión entre la insensibilidad, la morbosidad y la falta de empatía. La empatía, la capacidad de ponernos en lugar del otro, es un componente esencial de la inteligencia emocional, de la que hablaremos en otra ocasión en psicoproblemas.

PSICORRECETA:

1. La próxima vez que tengas ganas de emitir un comentario piensa primero:

  • ¿Te gustaría que hablaran así de ti?
  • ¿Tienes los ingredientes necesarios para corroborar lo que dices?
  • ¿Están tus hijos ahí para oír tu opinión? (Recuerda que el ejemplo es el mejor maestro)

2. Mezcla bien las circunstancias y decide si hablas o callas. A pesar de tus buenas intenciones, un comentario insensible puede proyectarte como “un bruto emocional”.

3. Una vez estés seguro de que lo que dices es cierto, cuando estés convencida de que tienes razón, de que no te estás dejando llevar por chismes malintencionados ni por politiquería barata... ¡LUCHA POR LO QUE CREES Y DEMUESTRA QUE ERES UNA PERSONA SENSIBLE!

1 comentario:

Kathy dijo...

Me encanta... has oido hablar del triple filtro de Sócrates?