martes, 9 de marzo de 2010

LAS CRISIS SON CRISIS

image         Las crisis están de moda en Puerto Rico. Se habla de crisis económica, de crisis social, de crisis de valores, de crisis en la educación...parecería que lo único que falta es una crisis de las crisis. La peor crisis es la del gobierno que todo lo resuelve con decir que encontró una crisis de una magnitud insospechable y que, hasta ahora, lo único que ha hecho es contribuir a las crisis existentes y crear unas nuevas. ...las crisis del “cambio”.

     Ante este panorama, algunos “genios” han optado por revivir el antiguo mito de que, según los chinos, una crisis equivale a una oportunidad. Los verdaderos estudiosos, sin embargo, han concluido que la ecuación crisis + clip_image001peligro = oportunidad es una falacia derivada de una mala interpretación de la escritura china. Para más información a este respecto, se recomienda ir a http://www.pinyin.info/chinese/crisis.html

Lo que sí resulta útil ante una crisis es recordar la relación que existe entre crisis, pérdida y cambio:

· Tanto las crisis como los cambios implican una pérdida.

· A través de la vida nos enfrentamos a unos cambios evolutivos (o de desarrollo) que son inevitables ― nacimiento, pubertad, madurez, menopausia, muerte―y al atravesar de una etapa a otra perdemos algo que teníamos en la etapa anterior.

· Los cambios circunstanciales o situacionales dependen de factores externos y sobre ellos tenemos cierto control (estudios, viajes, matrimonio, hijos, trabajo, divorcio).

       Los despidos de la Ley 7 pertenecen a esta última categoría. La pérdida de empleo no se da como algo inevitable, no es una etapa de crecimiento por la que hay que atravesar forzosamente. Es la consecuencia de una decisión externa a base de unos datos financieros que nadie conoce y que se han mantenido en secreto. Y esta pérdida injustificada produce indignación, coraje, ira.

     Y esto nos lleva a lo que se conoce como “las etapas de la crisis” y que no son otra cosa que nuestros sentimientos y nuestras reacciones ante una pérdida:

· Negación —“No, a mí no...embuste...no puede ser...imposible”

· Ira / Coraje — “¿Por qué yo? No es justo” (Odio, culpar a otros y a uno mismo)

· Negociación — “Todavía no. ¿Qué puedo hacer?”

· Depresión — “Déjenme quieto. Estoy muy cansado.” “No vale la pena.”

· Aceptación — “Está bien...si no queda más remedio...”

       En resumen, la famosa “oportunidad” no va a darse a menos que la persona haya aceptado su pérdida. De nada valen las “ferias de empleo” y los falsos programas de internet que prometen trabajos inexistentes. Con el tiempo, los cesanteados de la Ley 7 podrán identificar el origen de su crisis personal, pasarán por algunas o todas las etapas y llegarán a sus propias conclusiones sobre si aceptan o no las nuevas oportunidades que se les presenten.

La psicorreceta de hoy:

Cuando alguien le diga que usted tiene que “reinventarse”:

1.   Dígale que puede irse a buen sitio

2.   Dígale que usted no se había inventado la primera vez

3.   Dígale que consulte el Diccionario de la Real Academia porque la palabra reinventar no aparece.

4. Dele las gracias, recuerde que “such is life”, “shit happens” y que el que ríe último ríe mejor.

No hay comentarios: