jueves, 23 de diciembre de 2010

CUANDO LA NAVIDAD ES TRISTE

 

Los especiales en los “shoppers”, las tiendas llenas de adornos navideños desde el mes de octubre, los nenes con sus cartas a Santa Claus y los Reyes Magos, los amigos y familiares haciendo planes para Thanksgiving, Nochebuena y Año Viejo...todo parece indicar que se trata de una época feliz, ¿no es cierto? Pero no necesariamente es así: para muchas personas la época navideña está llena de tristeza, soledad y ansiedad.

En Psicorrecetas queremos compartir con ustedes algunas ideas sobre estos sentimientos y cómo enfrentarlos para que esta temporada navideña no sea de melancolía ni de nostalgia, sino de comprensión, aceptación y planes para el futuro.

Las causas de la tristeza navideña

La tristeza es un sentimiento muy personal; lo que para algunos resulta triste para otros puede no serlo. Las fuentes principales de esta “tristeza de temporada” son las siguientes:

  • Nuestras relaciones con otras personas. Estas relaciones pueden causar conflictos o estrés durante todo el año, pero en esta época las tensiones tienden a ser más intensas. Los desacuerdos y disputas familiares parecen intensificarse. Por otra parte, si no tenemos la compañía de nuestros seres queridos podemos sentirnos solos y abandonados.
  • Nuestra situación económica. Los regalos, las comidas, los viajes y la decoración de la casa son algunos de los gastos que pueden afectar el presupuesto familiar y también la paz mental. Y una vez termina la Navidad comienza la preocupación de cómo pagar por todo lo que hemos comprado.
  • Nuestro estado físico. Aun aquellas personas que disfrutan de la temporada navideña pueden llegar a sentirse exhaustas después de ir de compras, hacer filas, visitar amistades o preparar bebidas y platos típicos. El cansancio agrava el estrés, lo que crea un círculo vicioso. El ejercicio y el descanso—que son antídotos contra el estrés y la fatiga—se relegan a un segundo plano y eso nos vuelve más susceptibles ante las enfermedades como los catarros y “mongas” que parecen abundar en estos meses.
  • Nuestras expectativas. Estamos rodeados de anuncios y comerciales que presentan a la familia ideal, con una cena navideña suculenta, en una casa fabulosa con muebles y enseres bellos que podemos comprar “sin intereses ni pagos mensuales durante dos años”. No es necesario tener tantas cosas materiales para disfrutar de la Navidad, ni de la vida. Si planificamos de acuerdo con nuestra situación particular, no tendremos expectativas irreales que luego nos defraudarán.

Psicorrecetas para prevenir y manejar la tristeza navideña

  • Reconozca y acepte sus sentimientos. Si ha sufrido la pérdida de un ser querido recientemente, o si no puede estar con su familia, es normal que se sienta triste. Recuerde que la temporada navideña no borra las razones para sentirse solo y atribulado: hay cabida para esos sentimientos, aun cuando la persona no los exprese.
  • Sea realista. No se proponga hacer más de lo que puede. Trate de fijar metas alcanzables. Organice su tiempo. Establezca un presupuesto para regalos, alimentos y otras compras. Haga listas y asigne prioridades a las tareas pendientes. No quiera hacerlo todo usted solo; deje que los demás contribuyan también.
  • Mantenga sus hábitos saludables. La época navideña no debe ser excusa para comer y beber en exceso; esto sólo contribuirá a que se sienta tenso y culpable. Además, el consumo excesivo de alcohol le hará sentirse más deprimido. Si sigue un plan de ejercicios, no lo interrumpa, y trate de dormir las horas necesarias.
  • Celebre de un modo diferente. Las fiestas navideñas no tienen que ser perfectas, ni tienen que ser como las de años anteriores. A medida que las familias crecen y cambian, los rituales y las tradiciones cambian también. Mantenga las tradiciones que considere importantes, pero esté dispuesto a crear algunas nuevas. Por ejemplo, si sus hijos adultos no pueden visitarle, busque nuevas maneras de celebrar juntos a través de la internet, compartiendo e-mails y fotografías o “chateando”.
  • Haga algo por los demás. Done parte de su tiempo como voluntario en alguna organización que lo necesite.
  • Haga algo por usted. Tómese un “break”, usted se lo merece. Un buen baño, un poco de perfume, algo de maquillaje, un peinado nuevo, oír buena música, meditar, respirar hondo y cargar las baterías.
  • Deje “el ayer” en el pasado y mire hacia el futuro con optimismo. La vida trae cambios. Cada época es diferente y se puede disfrutar de distintas maneras. Disfrute del “ahora” y no pierda el tiempo en comparaciones con “los viejos tiempos”.
  • Busque ayuda profesional de ser necesaria. Si a pesar de todos sus esfuerzos se siente continuamente triste o ansioso, si no puede conciliar el sueño y está irritable, si tiene dolores corporales y no puede enfrentarse a sus tareas cotidianas,  y si hace un tiempo que se siente así, consulte a su médico o a un profesional de la salud mental.

¡Muchas felicidades y poca tristeza!  Open-mouthed smile

miércoles, 29 de septiembre de 2010

VERANO

Es oficial: se acabó el verano. Y si alguien lo duda sólo basta con ver las ofertas de Halloween. En un país sin estaciones, salvo la de lluvia y la de más lluvia, el año se divide según los días de fiesta. Tenemos las temporadas de San Valentín (época de enamorados oficiales y extraoficiales) de Madres y de Padres, la Semana Santa, las Secretarias, las graduaciones, el “back to school”, el “tricotrit” que se avecina y, por supuesto el Día del Pavo, la Navidad, los Reyes y hasta las Octavitas.
Pero el verano es una época distinta. No sólo porque dura más, sino porque las vacaciones ofrecen una excelente oportunidad para poner a prueba la paciencia de los padres y el nivel de tolerancia de los niños y jóvenes ante el consabido “aburrimiento”. En estos días he recordado la primera tarea que nos esperaba en todos los grados el primer día de clases: escribir una composición sobre lo que hicimos durante el verano. El “What I did on my summer vacation” llegó a convertirse en una excelente oportunidad para que algunos compañeros escribieran aventuras increíbles productos de su imaginación. Otros, menos arriesgados, se limitaban a narrar sus hazañas cotidianas.
A mí siempre me pareció que las famosas composiciones eran un pretexto para que los maestros no dieran clases ese día, amén de que lo que yo hiciera o dejara de hacer no era asunto de ellos. Pero, buena estudiante al fin, terminaba narrando mis proezas veraniegas, no sin antes editar todo aquello que era asunto mío y de nadie más.
Como es de esperar, no tengo esos maravillosos relatos conmigo. Bueno, no los tengo en papel, pero los tengo en memoria. Con el tiempo ya no tuve que escribir esas composiciones, pero aun así parece que me quedó la costumbre de recordar esos meses de vacaciones. Y recuerdo veranos tristes, veranos maravillosos, veranos distintos, veranos iguales, veranos de viaje, veranos en casa con nenes en el campamento, veranos al fin.
Haciendo honor a esa costumbre tengo que decir que lo que hice este verano fue muy divertido, distinto y esperanzador. Y es que ahora el verano tiene un significado especial para mí porque es la época en que vienen mis nietos (y mi hija y mi yerno, por supuesto). No hay algo mejor que pasar un tiempo en familia, abuelos, nietos y hasta bisabuela... y con amigos que vienen a visitar y nos hacen recordar aquellos otros veranos que no volverán... y con los que hacemos planes para los veranos por venir.



PSICORRECETAclip_image001
· Cierre los ojos y trate de recordar los mejores veranos de su vida.
· Piense en cómo se sentía entonces.
· Haga planes para que el próximo verano pueda sentirse mejor todavía.


Technorati Tags: ,

jueves, 1 de julio de 2010

CUBA Y PUERTO RICO SON...

 

Este manifiesto, que se convirtió en su testamento, fue escrito por José Antonio Echeverría el 13 de marzo de 1957.

Echevarría, un líder estudiantil que no era ni marxista, ni leninista, ni comunista, fue asesinado ese mismo día por los esbirros de Batista.


Hoy, 13 de marzo de 1957, día en que se honra a los que han consagrado sus vidas a la digna profesión de arquitecto, para la que me preparo, a las tres y veinte minutos de la tarde, participaré en una acción en la que el Directorio Revolucionario ha empeñado todo su esfuerzo junto con otros grupos que también luchan por la libertad.

Esta acción envuelve grandes riesgos para todos nosotros y lo sabemos. No desconozco el peligro. No lo busco. Pero tampoco lo rehuyo. Trato sencillamente de cumplir con mi deber.

Nuestro compromiso con el pueblo de Cuba quedó fijado en la Carta de México, que unió a la juventud en una conducta y a una actuación. Pero las circunstancia necesarias para que la parte estudiantil realizara el papel a ella asignado no se dieron oportunamente, obligándonos a aplazar el cumplimiento de nuestro compromiso.

Creemos que ha llegado el momento de cumplirlo. Confiamos en que la pureza de nuestra intención nos atraiga el favor de DIOS para lograr el imperio de la justicia en nuestra patria.

Si caemos, que nuestra sangre señale el camino de la libertad. Porque, tenga o no nuestra acción el éxito que esperamos, la conmoción que originará nos hará adelantar en la senda del triunfo.

Pero es la acción del pueblo la que será decisiva para alcanzarlo. Por eso este manifiesto que pudiera llegar a ser un testamento, exhorta al pueblo de Cuba a la resistencia cívica, al retraimiento de cuanto pudiera significar un apoyo a la dictadura que nos oprime y a la ayuda eficaz de los que están sobre las armas para liberarlo. Para ello es preciso mantener viva la fe en la lucha revolucionaria, aunque perezcamos todos sus líderes, ya que nunca faltarán hombres decididos y capaces que ocupen nuestros puestos, pues, como dijera el Apóstol, «cuando no hubiera hombres se levantarían las piedras para luchar por la libertad de nuestra patria»

A nuestros compañeros, los estudiantes de toda Cuba, les pedimos que se organicen, ya que ellos constituyen la vanguardia de nuestra lucha, y a las Fuerzas Armadas, que recuerden que su misión es defender a la Patria, no someter a sus hermanos, y que su puesto es en el Ejército Mambí que peleaba por la libertad de Cuba.

¡Viva Cuba Libre!
José Antonio Echeverría

martes, 29 de junio de 2010

FURIA

Enojo, enfado, rabia, ira, cólera, coraje. Es lo mismo: un sentimiento, una emoción que, al igual que las demás emociones, es algo poderoso, normal y natural. Lo que a veces no resulta natural, ni comprensible, es lo que alguna gente hace cuando tiene coraje. De ahí la conexión entre el coraje y la violencia. Porque una cosa es estar “enfogonaó” y otra cosa es quitarle la vida a un ser humano, literal o simbólicamente.
Y la violencia que nos amenaza desde todos los flancos― familia, trabajo y gobierno―debe hacernos reflexionar sobre ese enojo que llamamos “coraje” y que, a diferencia del coraje sinónimo de valor, no implica valentía ni arrojo. Por el contrario, la violencia dirigida a los menos poderosos no es más que cobardía, mejor o peor disfrazada.
Muchas veces utilizamos el término disgusto para referirnos a lo que sentimos por una persona o ante una situación. Suena más bonito que decir que si me lo ponen delante le doy con lo primero que encuentre. Ese disgusto parece estar en muchas partes. Y como hay tanta gente “disgustada” es un buen momento para analizar eso que llamamos coraje y para ver de dónde surge esa hostilidad que nos rodea.
Todos hemos conocidos personas hostiles. Son gente que parecen estar en contra de todo y de todos, como si el mundo entero fuera su enemigo. La hostilidad se expresa de diferentes maneras:
· Cinismo ― que es la actitud de desconfianza en cuanto a la motivación y objetivos de los demás (“Sabrá Dios lo que se trae entre manos.”)
· Enojo (coraje, ira) que es la emoción que muchas veces surge de las expectativas de la persona cínica (“Me hierve la sangre cuando pienso en eso.”)
· Agresión ― es la conducta que exhiben muchas personas hostiles que se dejan llevar por sus emociones negativas (“La maté porque la quería...mía o de nadie.”)

¿Por qué sentimos coraje?
Existen diversas teorías, que van desde la bioquímica hasta la frustración. Por las razones que sean, generalmente nos enfadamos cuando ocurre una de las siguientes Ies:
· Injusticia―cuando hay “dos varas” para medir o cuando vemos que nos atropellan, o que atropellan a otros.
· Invasión―cuando sentimos que violan nuestra intimidad o nuestro espacio físico o mental
· Injuria―cuando nos han causado daño físico o psicológico
· Intención―cuando percibimos motivos ulteriores en las acciones de los demás


El ciclo del coraje
El coraje, como tantas cosas en la vida, tiende a seguir un patrón. Cuando tenemos coraje con alguien nos enfadamos con nosotros mismos, no nos gusta sentirnos así, y entonces sentimos más coraje contra ese alguien porque es el causante de que nos sintamos mal con nosotros mismos. No es complicado:
El hombre llega a la casa. La mujer no ha cocinado. El hombre se enfada y le recrimina. La mujer llora. El hombre se siente mal porque sabe que no debió enfadarse, porque la situación no es tan complicada y tiene solución. Pero por culpa de la mujer él se siente así, y ahora sí va a saber lo que es bueno... Se repite.


¿Qué hacemos con nuestro coraje?
Cada persona tiene su estilo, hay quienes se “tragan” sus sentimientos de enojo o disgusto. Quizás no quieran lastimar a otros, o tengan miedo de las consecuencias si dicen lo que sienten. Esto puede resultar por un tiempo, pero a la larga los “tragones” van a experimentar síntomas como alta presión arterial, accidentes y altos niveles de estrés crónico.
Los “escaladores” son los que van cogiendo impulso, su coraje cada vez es mayor y explotan en un momento determinado. Puede que esto les sirva de catarsis, pero los resultados duran poco, puede haber daños físicos y hasta ramificaciones legales.
Los que “manejan” su coraje han aprendido a entender sus emociones. Saben exactamente qué es lo que les saca de tiempo y han convertido su ira en algo positivo.

Cuando se habla de anger management en realidad se habla de ver ese coraje como algo natural y de estudiar cómo podemos utilizarlo a nuestro favor. Lo que hay que proponerse es:
· desarrollar destrezas para una comunicación efectiva
· fortalecer las relaciones interpersonales
· mejorar la salud física y mental
· aumentar el nivel de estima propia

El coraje puede ser destructivo. El coraje destructivo drena a quien lo siente, bloquea la comunicación, es un freno para los demás y puede precipitar acciones demoledoras.

El coraje también puede ser constructivo. Puede ser el paso inicial para:
· comunicar los sentimientos que nos causan dolor o enfado
· cambiar la situación que produce esos sentimientos
· evitar que recurra esa situación
· mejorar las relaciones y la comunicación

Los niños y el coraje

Los nenes también sienten coraje. También pueden percibir las injusticias, las invasiones y todas las Is que enfadan a sus mayores. ¿Por qué pedirle a un niño que comparta sus juguetes si tú no le prestas tu carro a nadie? ¿Por qué decirle que los hombres no lloran si todas las noches ve a los “machos” de las novelas llorando a lágrima viva por el amor de una mujer? ¿Y qué les decimos cuando se enfrentan a un bully?
Es importante validar los sentimientos de nuestros hijos. Es normal, natural saludable y humano sentir distintas emociones. Es importante que sepan reconocer la alegría, la tristeza, el dolor, el miedo...y el coraje. Y también es importante que les enseñemos qué hacer ante esos sentimientos y cómo manejarlos. Hay que lograr que sean capaces de tolerar la frustración. Sólo así tendremos nuevas generaciones de gente menos violenta, menos machista. Y con menos gente esperando que alguien se atreva a darle un puñetazo a ese político que se lo merece.



PSICORRECETA
Si te has propuesto manejar tu coraje, recuerda que:
1. La mayoría de las cosas de este mundo están fuera de tu control.
2. Tú eres el que decide si te vas a enfadar por lo que sucede, y si tu enfado vale la pena.
3. Nadie puede enfadarte, sólo tú.
girl_baking_cookies_lw4. La vida no es justa. No pierdas tiempo lamentándote.
5. A nadie le gusta la gente que tiene coraje. Nadie ayuda a los enfogonados.
6. Hay que relajarse y tomar las cosas con calma. RÍETE MUCHO Y A MENUDO.


viernes, 18 de junio de 2010

PAPI

Me lo imagino mirando el monitor mientras escribo… a ese geógrafo, historiador, tercer descubridor de Cuba, periodista…y pienso que es una pena que no viviera para ver que su obra aparece en la internet, aunque sea como “libros antiguos”. Porque su ejemplo sigue vigente: lo material se pierde, pero lo que eres, y lo que sabes, va contigo a todas partes.
Gracias a la Dra. Himilce Esteve, mi querida Mimín, por este ensayo sobre mi padre. Y gracias a mi padre por haberme dado raíces y alas. FELIZ DIA DE LOS PADRES.


imageimage

miércoles, 9 de junio de 2010

VENTANA

Dos hombres, ambos muy enfermos, ocupaban la misma habitación de un hospital. A uno se le permitía sentarse en su cama cada tarde, durante una hora, para ayudarle a drenar el líquido de sus pulmones. Su cama daba a la única ventana de la habitación. El otro hombre tenía que estar todo el tiempo boca arriba.

Los dos charlaban durante horas. Hablaban de sus mujeres y sus familias, sus hogares, sus trabajos, sus hijos, de dónde habían estado de vacaciones.

Y cada tarde, cuando el hombre de la cama junto a la ventana podía sentarse, pasaba el tiempo describiendo a su vecino todas las cosas que podía ver desde la ventana. El hombre de la otra cama empezó a desear que llegaran esas horas en que su mundo se ensanchaba y cobraba vida con todas las actividades y colores del mundo exterior.

La ventana daba a un parque con un precioso lago. Patos y cisnes jugaban en el agua, mientras los niños lo hacían con sus bicicletas y patines. Los jóvenes enamorados paseaban de la mano, entre flores de todos los colores del arco iris. Grandes árboles adornaban el paisaje, y se podía ver en la distancia una bella vista de los edificios de la ciudad.

Según el hombre de la ventana describía todo esto con detalles exquisitos, el del otro lado de la habitación cerraba los ojos e imaginaba la idílica escena. Y se cuestionaba, con cierta envidia, por qué tenía que depender de su compañero para conocer lo que sucedía fuera del hospital. ¡Él también quería una ventana!

Una tarde calurosa, el hombre de la ventana describió un desfile que estaba pasando. Aunque el otro hombre no podía oír a la banda, podía verla, con los ojos de su mente, exactamente como lo describía el hombre de la ventana con sus mágicas palabras. Y volvía a cuestionarse la injusticia que no le permitía disfrutarla de primera mano: su compañero de cuarto era afortunado porque tenía acceso a la ventana.

Pasaron días y semanas. Una mañana, la enfermera de turno entró con el agua para bañarles y se encontró con el cuerpo sin vida del hombre de la ventana que había muerto plácidamente mientras dormía. La enfermera, apesadumbrada, llamó a los ayudantes del hospital, para llevarse el cuerpo.

Tan pronto como lo consideró apropiado, el otro hombre pidió ser trasladado ¡por fin! a la cama al lado de la ventana. La enfermera le cambió encantada y, tras asegurarse de que estaba cómodo, salió de la habitación.

Lentamente, y con dificultad, el hombre se irguió sobre su codo, para lanzar su primera mirada al mundo exterior. ¡Ahora tendría la alegría de verlo él mismo! Se esforzó para girarse despacio y mirar por la ventana al lado de la cama… y se encontró con una enorme pared blanca.

El hombre preguntó a la enfermera qué podría haber motivado a su compañero, ahora muerto, para describir esas cosas tan maravillosas a través de la ventana. La enfermera le dijo que el hombre era ciego y que no habría podido ver ni siquiera la pared: “Quizás sólo quería animarle a usted”.

PSICORRECETA:

Si en algún momento envidiamos la posición de alguien, o nos clip_image001cuestionamos sus motivos, imaginemos que estamos mirando a través de la ventana de ese hospital.

 

 

martes, 8 de junio de 2010

Historia de un ratón

 

clip_image001

Un ratón que miraba por un agujero en la pared vio a un granjero y a su esposa que estaban abriendo un paquete. Se preguntaba qué tipo de comida podía contener y quedó aterrorizado cuando descubrió que se trataba de una trampa para ratones.

Fue corriendo al patio de la granja a advertir a todos:

― ¡Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa!

La gallina, que estaba cacareando y escarbando, levantó la cabeza y dijo:
― Discúlpeme Sr. Ratón, yo entiendo que es un gran problema para usted, pero a mí no me perjudica
en nada, no me molesta.

El ratón fue hasta el cordero y le dijo:
―¡Hay una ratonera en la casa, una ratonera!
― Perdone, Sr. Ratón, mas no hay nada que yo pueda hacer, solamente rezar por usted. Quédese tranquilo que será recordado en mis oraciones.

El ratón se dirigió entonces a la vaca, y la vaca le dijo:
―¿Pero acaso, yo estoy en peligro?....No lo creo, eso no es problema mío.

El ratón volvió a la casa, preocupado y abatido, para encarar la ratonera del granjero.

Aquella noche se oyó un gran barullo, como el de una ratonera cuando atrapa a su víctima. La mujer del granjero corrió para ver lo que había atrapado. En la oscuridad, no vio que la ratonera había atrapado la cola de una cobra venenosa. La cobra mordió a la mujer. El granjero llevó a su esposa al hospital inmediatamente. Ella regresó a la casa con mucha fiebre.

Todo el mundo sabe que para reconfortar a alguien con fiebre, nada mejor que una nutritiva sopa. El granjero agarró su cuchillo y fue a buscar el ingrediente principal: la gallina.

Como la enfermedad de la mujer continuaba, los amigos y vecinos fueron a visitarla. Para alimentarlos, el granjero mató el cordero.
La mujer no mejoró y acabó muriendo. El granjero entonces vendió la vaca al matadero para cubrir los gastos del funeral.

PSICORRECETA

La próxima vez que escuches que alguien tiene un problema, presta atención...puede que también sea un problema tuyo.
Lo pclip_image005eor no es la maldad, lo peor es la apatía.

(Adaptado de un cuento popular)

lunes, 24 de mayo de 2010

ANIVERSARIO

 No tenía intenciones de escribir hoy sobre este tema, pero en vista de los buenos deseos de familiares y amigos, voy a compartir algo de lo que he aprendido durante 41 años de matrimonio.

Hay infinidad de reflexiones, pensamientos, slideshows y consejos sobre cómo ser feliz en una relación de pareja. Algunos son profundos, otros cómicos, y la mayoría terriblemente cursis e irreales. Todos parecen tener la receta perfecta:
· Ser amigos por sobre todas las cosasclip_image002
· Mantener la llama del romance ardiendo pase lo que pase
· Comprender, perdonar, olvidar
· Amar incondicionalmente, dar sin esperar nada a cambio
· No irse a dormir disgustados el uno con el otro

Y a todos les digo: sí, Pepe.

· Los amigos son para irse de viernes social y quejarse de las esposas. Las amigas son para irnos de compras y no decirles a los maridos cuánto gastamos.
· La llama del romance en la mayoría de los casos es como la de las velitas de truco de los cumpleaños: se prende, se apaga y vuelve a prenderse cuando uno menos se imagina. La vela se va apagar porque no es antorcha olímpica. Es asunto de buscar cualquier motivo para celebrar y volver a encenderla.
· Hay que comprender, es cierto, pero siempre habrá cosas incomprensibles. Y si nos rompemos la cabeza tratando de entender los motivos del otro podemos terminar locos (o divorciados). Es mejor achacar lo incomprensible a una demencia temporal (o a una idiotez permanente, según sea el caso). El perdón es importante...nos libera y le quita poder al que nos ofendió. El olvido....si olvidamos el pasado podemos meter la pata de nuevo, y como los recuerdos, buenos y malos, aparecen sin pedir permiso, es cuestión de no darles demasiada importancia.
· Eso de amar sin condiciones...esa es buena. A los hijos, a los nietos...pero en el día a día de un matrimonio, no es lógico esperar que una parte dé mientras el otro recibe sin dar nada a cambio. Los albergues para mujeres maltratadas están llenos de mujeres que amaron incondicionalmente.
· La verdad es que no es agradable ir a dormir con una dosis de “jarabe de trompa”. Y más aún cuando nos vamos poniendo viejos y no sabemos si vamos a despertar al otro día.

En resumen, creo que las parejas “felices”que llegan a esta etapa comparten unas características básicas:

· Tienen los mismos valores fundamentales.
· Respetan las diferencias y agradecen y admiran lo que hace el otro.
· Reconocen que cada etapa del matrimonio es única: de recién casados a abuelos y disfrutan y comparten cada una de ellas sin querer volver a una etapa anterior.
· Son buenos compañeros. Aunque haya discusiones, saben que están en el mismo bote y comparten alegrías y tristezas.
· Pueden expresar lo que sienten sin temor a ser criticados o humillados.clip_image004
· Disfrutan y se sienten orgullosos de los logros de sus hijos y nietos.
· Son leales. Pase lo que pase, su pareja es lo más importante.
· Cuando lo piensan bien, llegan a la conclusión de que, a pesar de todo, no van a encontrar una pareja mejor que la que tienen.
· Cantan y bailan sin motivo aparente.
· Y, por sobre todas las cosas, no pierden su sentido del humor. Cuando uno es feliz, hasta los achaques y las arrugas son motivo de risa.


















MULETILLAS, ¿entiende?

Hace un tiempo asistí a un taller sobre un tema muy interesante. El profesor es un experto en su área y la presentación en PowerPoint estaba de lo más chévere. Pero al cabo de un rato dejé de concentrarme en el tema para contar las veces que el conferenciante preguntaba “¿verdad?” Varias veces estuve a punto de decirle “No me pregunte a mí; usted sabrá si lo que dice es cierto”.

Todos tenemos palabras o frases que nos gustan y que usamos a menudo. A veces oímos a alguien usarlas y las adoptamos como nuestras. En estos días parece que todos preguntan “¿sabes qué?” antes de continuar con sus planteamientos. Y para otros se han vuelto indispensables el obviamente, de alguna manera y nada que ver.

Pero, a menos que se usen innecesariamente y no para dar énfasis a lo que se dice, estas frases de por sí no son muletillas. Se convierten en  muletillas cuando son palabras o frases que se repiten mucho por hábito. Las muletillas son expresiones innecesarias, comodines, palabras abstractas que no aportan mucho significado. Son palabras que sirven para todo, pero que empobrecen la expresión hablada. Las muletillas no están dirigidas al oyente, no tienen contenido informativo directo; el oyente sólo percibe que el interlocutor no tiene claro lo que quiere decir y que necesita “apoyarse” en frases o palabras sin sentido para poder continuar hablando. Son pequeñas muletas de las que dependen las personas que tienen que rellenar lo que dicen. Y que a veces desesperan a quienes las escuchan.

Si a esta costumbre o hábito le añadimos la tendencia a hablar en metáforas o con frases hechas, y en tercera persona, va a llegar el momento en que para pedir un vaso de agua voy a decir algo así como:

“Este que... esta servidora no advino en conocimiento de que el preciado líquido escaseaba, ¿verdad?, por lo que obviamente, y al final del día, esta servidora solicita respetuosamente, dado su compromiso con su temperatura corporal , que, obviamente, siempre y cuando sea posible, ¿verdad? de alguna manera se le proporcione el preciado líquido para contribuir con esa noble causa, ¿verdad?. De alguna manera, y al final del día, obviamente podremos concluir que su contribución no implica, de manera alguna, que usted esté a favor ni en contra, sino todo lo contrario, ¿entiende? Este que... pero de rechazar la solicitud, ¿verdad? se le informa que, de alguna manera, esta servidora podrá proceder a neutralizarlo.”
walker_shake_mw


PSICORRECETA:
· Observa y escucha a los reporteros de radio y TV, a los analistas y a los “analistos”, y trata de identificar las muletillas que utilizan.
· Piensa en las frases que usas a menudo, casi automáticamente. ¿Tienen alguna función o son muletillas cuando no se te ocurre otra cosa que decir?
· Decide si quieres seguir utilizándolas o si quieres hacer un esfuerzo para mejorar tu proyección ante los demás.



miércoles, 19 de mayo de 2010

ZAPATERO A TUS ZAPATOS

 

La idea de que uno no debe meterse en lo que no sabe implica también que cada quien sabe de lo suyo. Y cuando le decimos al zapatero que no fastidie se sobrentiende que el tipo sabe de hormas, de suelas y de tapitas en los tacones.

Por eso es que me parece inconcebible que haya profesionales, algunos de ellos con acceso a los distintos medios de comunicación, que digan tantos disparates, sobre todo cuando se trata de términos que son ellos, precisamente, los llamados a conocer.

En menos de un mes he oído a algunos médicos decir, en varios programas de radio:

carie en vez de caries

celebro en vez de cerebro

colonoscopía en vez de colonoscopia

diabetis en vez de diabetes

endoscopía en vez de endoscopia

clip_image001erectil en vez de eréctil

hipoglicemia en vez de hipoglucemia

intérvalo en vez de intervalo

milígramos en vez de miligramos

sinositis en vez de sinusitis

 

Y ni hablar de los economistas que proponen alianzas para que haya sinergía. Es verdad que suena como algo energético, pero lo correcto es sinergia. Y hablan de financear y negocear en lugar de financiar y negociar. Porque estamos en una coyontura difícil y no en una coyuntura.

Es verdad que algunos profesionales han estudiado en otros idiomas y no han tenido la oportunidad de escuchar los términos en español. Quizás eso explica por qué algunos psicólogos nos recomiendan que seamos lenientes y resilientes cuando en nuestro idioma no podemos serlo (al menos por ahora).

Y hay un conocido agrónomo que habla de rocear las plantas. Me imagino que querrá decir rociar. Rocear, igual que llover, es un verbo intransitivo e impersonal. Si no puedo llover, tampoco puedo rocear. Puedo rociar las orquídeas, pero no las orquídias.

Y eso mismo voy a hacer ahora.

PSICORRECETA

De vez en cuando todo vamos a decir, o a escribir, un disparate. Los errores son los que nos enseñan. Nadie es perfecto.

· Si por alguna razón vas a dirigirte a otros sobre un tema en particular, asegúrate de que los términos que vas a usar son los correctos.

· Antes de repetir lo que ha dicho otro, verifica si lo que ha dicho es correcto.

· Diviértete y ríete cuando leas y oigas los disparates de los “expertos”.

 

 

sábado, 8 de mayo de 2010

MADRES


Este poema es uno de mis preferidos porque nos recuerda cómo nuestras acciones influyen en los demás y cómo las pequeñas cosas que las madres hacen “porque sí” tienen un valor incalculable en la formación de sus hijos.
Existen muchas versiones y traducciones y generalmente aparece como de autor desconocido. En realidad su autora es Mary Rita Schilke Korzan y el original When you thought I wasn’t looking se lo dedicó a su madre, Blanche Montgomery Schilke. Para más información: http://www.inspirationalnursing.com/inspiration/when.you.thought.I.wasnt.looking.htm. La siguiente es una adaptación libre. Espero que la disfruten en este Día de las Madres.




Cuando creías que no te veía

Cuando creías que no te veía
te vi poner mi primer dibujo en la puerta de la nevera
y quise hacer otro.

Cuando creías que no te veía
te vi alimentar a un gato callejero
y aprendí que es bueno cuidar de los animales.

Cuando creías que no te veía
te vi hacer mi postre favorito y
aprendí que las cosas pequeñas eran cosas especiales.

Cuando creías que no te veía
te escuché decir una oración
y sentí que existe un Dios al que siempre le podré hablar.

Cuando creías que no te veía
te sentí darme un beso de buenas noches
y me sentí amada.

Cuando creías que no te veía
vi lágrimas en tus ojos
y aprendí que algunas veces las cosas duelen, pero que está bien llorar.
Cuando creías que no te veía
tú sonreíste
y pensé que yo también quería lucir así de linda.

Cuando creías que no te veía
te vi dar de tu tiempo y dinero para ayudar a gente que no tenía nada
y aprendí que los que tienen deben ayudar a los que no tienen.

Cuando creías que no te veía
te vi cuidar de la casa y de nosotros
y aprendí que debemos cuidar de lo que nos ha sido dado.

Cuando creías que no te veía
te vi...
y quería darte las gracias
por todas las cosas que hiciste
cuando creías que no te veía.

__________________________________


viernes, 7 de mayo de 2010

PIEDRAS Y CATEDRALES

clip_image002
Cuenta la historia que un viajero llegó un día a una linda ciudad y vio a tres hombres que trabajaban en una cantera.clip_image003
El primer hombre golpeaba fuertemente una roca, con rostro duro, sudado. El viajero le preguntó: “¿Cuál es su trabajo?” y él contestó con pesadumbre: “¿No lo ve? Me estoy ganando la vida.”
El segundo hombre también estaba sudando y su rostro reflejaba disgusto mientras golpeaba las rocas. “Y su trabajo, ¿cuál es?” le preguntó el viajero. El segundo hombre contestó: “Yo estoy picando piedras.”
El viajero se fijó entonces en el tercer obrero. Estaba igual de sudado que los otros dos, y golpeaba piedras igualmente duras, pero su rostro reflejaba alegría. “Y tú, ¿en qué trabajas?” preguntó con curiosidad el viajero.
“Yo, señor, estoy construyendo una catedral.”


PSICORRECETA
Ante las situaciones difíciles, no faltan los consejos y recomendaciones sobre cómo enfrentarlas. Esta corta lectura nos recuerda que:
  • Una misma situación puede interpretarse de maneras distintas, según la percepción individual de quienes la atraviesan.
  • Cada persona asigna un valor a lo que hace, lo que equivale a asignarle un valor a su vida.
  • Por muy insignificantes y tediosas que parezcan las tareas que hacemos, no hay que perder de vista que son las que nos permiten llegar a las metas que hemos establecido.


miércoles, 5 de mayo de 2010

GENTE VENENOSA

Todos conocemos gente así. Vienen en todas formas, tamaños, colores y edades, pero comparten una característica común: nos hacen sentir mal cuando estamos con ellos y nos alegramos cuando se van.

De primera intención pensé escribir un poco sobre la “gente insoportable que me cae mal”, pero lo pensé mejor: el que alguien no goce de mis simpatías, por las razones que sean, no lo convierte necesariamente en una persona tóxica.

El concepto de toxicidad aplicado a las personas se puso de moda hace un tiempo, a raíz de la publicación del libro Toxic People de la Dra. Lillian Glass, para quien una persona tóxica es aquélla que hace que otra persona se sienta desalentada, furiosa, agobiada, agotada, drenada, disminuida o confundida. Si a eso le añadimos la definición de la RAE de que algo tóxico es algo relativo a un veneno o toxina, podemos concluir que, efectivamente, hay gente venenosa.

Esta gente venenosa necesita de otros que “consuman” su veneno y, al igual que la madrastra de Blanca Nieves, se las arreglan para buscar la manzana adecuada para sus propósitos. De ahí las llamadas “relaciones tóxicas” cuyo ejemplo clásico es la mal llamada “violencia doméstica”. Y digo mal llamada porque creo que violencia es violencia, no importa el escenario en que ocurra, y el llamarla “doméstica” como que le resta fuerza... en realidad no es doméstica, es salvaje.

Regresamos a los tóxicos. La Internet está llena de clasificaciones, categorías y descripciones de esta gente y sus tácticas...las librerías cuentan con secciones dedicadas a cómo relacionarnos con ellos. Parecería que estamos rodeados de personas cuyo propósito es amargarnos la vida. ¿Quiénes son?

Las personas tóxicas sufren de una autoestima baja y tratan de proyectar en otros su falta de seguridad para disimular sus propias limitaciones. En muchos casos sus conductas son consecuencia de algún desajuste emocional. Algunos de estos individuos con personalidades disfuncionales son los siguientes:
  •  Los sabelotodo ― No importa el tema, ellos saben más que nadie sobre el asunto; los demás están equivocados y les gusta hacérselos saber. A veces dicen disparates, pero con tanta autoridad y seguridad que cualquiera se los cree.
Su veneno consiste en que la otra persona se cohíbe de decir lo que piensa, siente, o sabe, para no afectar la relación.
  •  Los críticos Están convencidos de que poseen un derecho divino a criticar “constructivamente” a los demás, aunque en realidad les hagan daño. Alegan que se llevan bien con todo el mundo, pero carecen de sensibilidad. Tienden a ser irrespetuosos y a hacer comentarios groseros o inaceptables. Los chismosos son parte de este grupo.
Su veneno estriba en la inseguridad que crean en los demás al ser “tan feos como tan francos”, a la vez que hieren la sensibilidad de los que, forzosamente, tienen que oír sus opiniones.
  • Los vampiros ― Cuando consiguen una víctima es difícil deshacerse de ellos. Necesitan ayuda y apoyo, pero no tienen tiempo para los demás. Para ellos una relación se basa en recibir sin ofrecer nada a cambio. Son personas narcisistas que creen que el mundo gira a su alrededor y drenan las energías de los que caen en sus garras.
Son tóxicos porque abusan del tiempo y la buena intención de los demás quienes se sienten culpables cuando ya no los soportan.
  •  Los aguafiestas ― Se mantienen en un falso estado de “realidad” que les impide escuchar, y menos compartir, las ideas nuevas o los sueños que puedan tener otros. Como son tan negativos, son especialistas en desanimar a los demás que, en muchos casos, se vuelven igualmente pesimistas.
El efecto venenoso es que hacen que los otros duden de sus capacidades para lograr sus metas. Cuando los aguafiestas son los padres, los hijos temen compartir con ellos sus planes para el futuro o, peor aún, pueden desanimarse y darse por vencidos.
  •  Los insatisfechos Por más que otros traten, nunca están conformes y culpan a los demás por su falta de logros. Su felicidad depende de lo que hagan los demás, ya que ellos no son responsables.
Son muy venenosos, ya que los demás emplearán tiempo, energía y esfuerzo para complacerlos, a veces ignorando sus propias necesidades. Desgraciadamente, estos sacrificios son inútiles porque, para los insatisfechos, cuando no es una cosa, es otra.
En resumen las personas tóxicas, las venenosas, tienden a ser manipuladoras porque controlan a los demás (aunque éstos no se den cuenta) para lograr sus propósitos; son narcisistas porque creen que el mundo gira a su alrededor y sus ideas son las mejores y son hipócritas, aunque sean incapaces de reconocerlo, porque no son sinceras en sus relaciones con los demás. Y, además, al ser tan negativas son una fuente de estrés para los que les rodean. Lo peor del caso es que no están conscientes del veneno que destilan ni del daño que causan.

Pensándolo bien, debí haber dejado el título original. Después de todo, acabo de describir a toda esa gente insoportable que me cae mal.


PSICORRECETA

1. Determina si conoces, o has conocido, gente venenosa.
2. Pregúntate cómo te hacen, o te hicieron, sentir.
3. Si esas personas están en tu ambiente de trabajo, ignóralas, no dejes que te manipulen ni les des importancia.
4. Si se trata de alguien importante para ti, trata de comunicarle cómo te sientes. Si te ignora y dice que todo es culpa tuya, decide si quieres continuar en esa relación.
5. Cuando sientas que el veneno te está haciendo efecto, repite:clip_image002
· No permitiré que me lastimen
· Yo controlo mi vida y mis decisiones
· Yo soy una persona fuerte
6. Recuerda que rodearte de personas felices y con estabilidad emocional puede ser un antídoto para el veneno. No permitas que el veneno destruya tu sentido del humor.


viernes, 30 de abril de 2010

LOS DISPARATES NUESTROS DE CADA DÍA


image



Como son muchos, y variados, vamos a tratar de clasificarlos según sus características más sobresalientes:




Calcos del inglés
  •  Llamar para atrás ― Call back. Llamar de nuevo o devolver la llamada
  •  Hacer sentido ― Make sense. En español las cosas tienen sentido (a veces, claro, está)
  •  En adición a In addition to (a menos que estemos sumando, debe decirse también o además)
  •  Olas están a 6 pies, Doctor Pérez llegó tarde en español existen los artículos según número y género. Si no se trata del titular de un periódico, son las olas y el doctor
  •  En cuyo caso In which case. En español cuyo implica posesión. Las casas cuyas ventanas = La casa que tenía una ventanas. Aunque los abogados piensen lo contrario, debe decirse y en ese caso
  •  Un sobre conteniendo un sobre que contiene o contenía
El uso del gerundio merece un comentario aparte. Según la RAE: el gerundio suele denotar acción o estado durativos. Estoy leyendo. Tiene más generalmente carácter adverbial. Vino corriendo. Se emplea a veces en construcciones absolutas. Consultando el diccionario, descubrí esa palabra.
En inglés, un gerund es un verbo que puede cumplir la función de un sustantivo, por ejemplo: Studying is good for you. En español no diríamos Estudiando es bueno para ti.

Básicamente el gerundio implica que hay dos acciones que ocurren concurrentemente:

Cuando decimos que “entrevistamos a la familia viviendo en esa casa”, estamos diciendo que “entrevistamos a la familia cuando nosotros vivíamos en esa casa”. Si ese no es el caso, lo correcto sería “entrevistamos a la familia que vivía en esa casa”.




Calcos del inglés, pero con palabras inventadas
  •  Atachar La palabra atachar no está en el Diccionario de la RAE. Se usa por adjuntar, incluir o anexar
  •  Clipear o Clipiar Del inglés to clip, no está en el Diccionariode la RAE y se usa por grapar.
  •  Leniente La palabra leniente no está en el Diccionariode la RAE. Se usa por indulgente, benévolo o tolerante.
  •  Resilencia o Resiliencia― término que se ha puesto de moda. No está en el Diccionario de la RAE. Se usa por elasticidad o resistencia.


Palabras que existen, pero se usan mal
  •  Listado en lugar de lista.
Listado se refiere a una persona que está inscrita en una lista o a lo que forma o tiene listas. Una lista es la enumeración, generalmente en forma de columna, de personas, cosas, cantidades, etc., que se hace con determinado propósito. Esto último es lo que muchas personas erróneamente consideran un listado.
  • Autogestión. Es el sistema de organización de una empresa según el cual los trabajadores participan en todas las decisiones. Se usa para referirse a una persona que se esfuerza por progresar y hace las gestiones para lograr autosuficiencia.

  •  Sustentable en vez de sostenible
Lo sustentable es lo que se puede sustentar o defender con razones. Lo sostenible es un proceso: que puede mantenerse por sí mismo, como lo hace, p. ej., un desarrollo económico sin ayuda exterior ni merma de los recursos existentes.
Podemos sustentar un argumento a favor de lograr una economía sostenible.
Por cierto, la palabra sustentabilidad no está en el Diccionario.
  •  Clima en lugar de tiempo
El clima es el conjunto de condiciones atmosféricas que caracterizan una región; la temperatura particular y demás condiciones atmosféricas y telúricas de cada país.
El tiempo es el estado atmosférico. (Hace buen tiempo).
El clima no varía de día a día; el tiempo (weather) sí.

Palabras que no existen, pero se usan a cada rato
  •  Camuflajear por camuflar
  • Jeringoza por Jerigonza o Jeringonza
  •  Mendingar por Mendigar
  • Otorgación por Otorgamiento
  •  Sobrevivencia por Supervivencia


...... Y SEGUIREMOS INFORMANDO

MÁS AMIGOS FALSOS

image

Seguimos con aquellas palabras que se parecen, y que a veces se escriben igual en español y en inglés, pero que no necesariamente significan lo mismo en ambos idiomas.

· Argumento Es el razonamiento para probar o demostrar una proposición, o para convencer de lo que se afirma o se niega; es también la sucesión de hechos, episodios, situaciones, etc., de una obra literaria o cinematográfica. Un argument significa eso mismo, pero también significa una disputa, un debate, una confrontación.

· Billón Un billón equivale a Un millón de millones, que se expresa por la unidad seguida de doce ceros. Un billion en Inglaterra es eso mismo, pero en Estados Unidos, un billion generalmente se refiere a mil millones, que se expresa por la unidad seguida de nueve ceros. Con los problemas del presupuesto, hay que preguntar de qué billones estamos hablando.

· Complexión En español se refiere al conjunto de características físicas de un individuo, que determina su aspecto, fuerza y vitalidad. No tiene nada que ver con el color de la tez, o del cutis.

· Facilidades En español, las facilidades son las condiciones especiales que permiten lograr algo o alcanzar un fin con menor esfuerzo. (Facilidades de pago). Los edificios, construcciones y otros (facilities) son instalaciones, que son recintos provistos de los medios necesarios para llevar a cabo una actividad profesional o de ocio (Instalaciones industriales, educativas, deportivas).

· Lenguaje ― En inglés un idiom es un modismo y language equivale a idioma, que es la lengua de un pueblo o nación, o común a varios. Lenguaje es el conjunto de sonidos articulados con que el hombre manifiesta lo que piensa o siente. Aunque lenguaje se define también como lengua, que puede interpretarse como idioma, es preferible decir que una persona bilingüe habla dos lenguas, o dos idiomas, pero no dos lenguajes.

· Predicamento ― Un predicament es un problema, un aprieto. Predicamento es la dignidad, opinión, lugar o grado de estimación en que se halla alguien y que ha merecido por sus obras. Se traduce como prestige o standing.

· Resignación Significa conformidad, tolerancia y paciencia en las adversidades. En inglés resignation tiene ese mismo significado, pero también se usa en el sentido de renunciar a algo. Se presentan cartas de renuncia, no cartas de resignación, aunque después haya que resignarse a estar desempleado.

· Severo Si alguien es severo, es riguroso, áspero, duro en el trato o castigo; es exacto y rígido en la observancia de una ley, precepto o regla. Las enfermedades y los problemas no son severos son graves o intensos.

· Tópico Un topic es algo de lo que se habla, escribe o aprende. Un tópico se refiere a una expresión trivial o muy empleada, que en inglés podría ser un cliché o algo trite. A menos que estemos hablando de una tontería, estamos hablando de temas, asuntos, cuestiones, no de tópicos.

 

miércoles, 28 de abril de 2010

ESPACIO

 

¡Qué palabra tan chévere, tan abarcadora, tan especial y tan espacial!

En menos de 8 horas esa palabra ha tenido para mí tantos significados...

  • ¿Tendré espacio para salir al pasillo si Roscoe (el bulldog) está atravesado en él?
  • Ese espacio entre las líneas del documento que estoy corrigiendo, ¿será el correcto?
  • ¿Tendrá mi estómago suficiente espacio para acomodar unas “onion rings”?
  • Habrá espacio suficiente en el estacionamiento de Plaza Las Américas?
  • Esa cama que quiero comprar, ¿cabrá en el espacio que tengo disponible?
  • Parece que sí, y firmé en el espacio correspondiente...el que venga atrás...
  • En Jeopardy, una de las categorías tenía que ver con el espacio sideral... y la pegué. ¡Gracias Galileo!

 

Todos esos espacios son partes de nuestra vida diaria y las alternativas serían:

  • Dile a Roscoe que se quite del medio
  • Deja el documento como está
  • Confórmate con las papas fritas y olvida los “onion rings”
  • Vete a San Patricio Plaza (o a Marshall’s)
  • Compra un futón, que de seguro cabe
  • Sé responsable, paga el futón en efectivo o ”cash”
  • Sigue demostrando lo que sabes, aunque a otros les moleste

Pero, ¿qué pasa si alguien te dice que necesita “su espacio”? Una buena respuesta sería:

  • Hay espacio en el pasillo
  • Hay un espacio entre líneas
  • Hay un espacio en tu barriga
  • Hay espacio en los centros comerciales
  • Hay espacio en muchas habitaciones
  • Hay espacio en los contratos de compraventa
  • Hay espacio en la televisión... y en la estratosfera... ¡busca el tuyo y déjame saber cuándo lo encuentres!

 

¡BUENA SUERTE A TODOS LOS QUE NECESITAN SU “ESPACIO”!

Technorati Tags:

domingo, 25 de abril de 2010

CONTIGO NO SE PUEDE HABLAR (2)

Tu vecina te pide por favor que cuides a sus tres niños durante dos horas porque ella tiene que salir. Tú no esperabas eso y, como también tienes cosas que hacer y no tienes ganas de cuidar muchachos, le contestas:
A. “O.K. Yo tengo mucho que hacer, pero está bien, ni modo.”
B. “¿Tú estás loca? Yo estoy muy ocupada y esos nenes son terribles.”
C. “Claro que sí, si no queda más remedio. Como tú siempre estás tan complicada...”
D. “Me gustaría, pero hoy tengo otros planes. Quizás en otro momento.”

Estilos de comunicación
Las respuestas anteriores ilustran cuatro estilos de comunicación diferentes. Cada persona tiene su preferencia en cuanto a cómo comunicarse y a cómo interpretar lo que se les comunica, un estilo que incluye tanto el aspecto verbal como el no verbal.
Se han desarrollado diferentes modelos para clasificar esos estilos, pero el más conocido y el más práctico parece ser el que establece que hay cuatro estilos principales: pasivo, agresivo, pasivo-agresivo y asertivo.

· Pasivo
clip_image001 Las personas que utilizan un estilo pasivo tienden a aceptar las órdenes y a acatar los deseos de los demás. Evitan el conflicto a toda costa, aunque eso implique ir en contra de sus propios intereses. Parecen incapaces de decir “NO”, por lo que muchas veces los demás se aprovechan de ellas para lograr sus propósitos.
Las personas pasivas hablan en voz baja, con un tono suave, tienden a mirar hacia abajo y su postura es encorvada, o con los hombros caídos.
El peligro de este estilo es que las personas pasivas, a la larga, pueden acumular rencor y resentimiento por no haber expresado sus sentimientos y opiniones. Este estilo de comunicación puede provocar sentimientos de ansiedad, ira, depresión e indefensión y es común en los que padecen del trastorno de ansiedad social (SAD).
Una persona pasiva escogería la respuesta A.
· clip_image002Agresivo
Este estilo caracteriza a las personas escandalosas y mandonas. Defienden sus derechos, pero pueden violar los derechos ajenos. Usan el poder para salirse con las suyas y tienden a acusar y amenazar a los demás porque los deseos y necesidades de otros no son importantes. Utilizan frases como “tú siempre...” y “tú nunca...” para expresar su descontento. Se consideran superiores a los demás y siempre tienen la razón y “aquí se hace lo que yo diga”.
Tienden a hablar en voz alta y a monopolizar las conversaciones y sus gestos, tales como señalar con el dedo, indican un deseo de dominar.
Aunque las personas agresivas casi siempre logran sus propósitos porque los demás no se atreven a contradecirlas, con el tiempo se encontrarán solas. La gente tiende a alejarse de las personas agresivas y muchas veces las soportan por un tiempo, porque no queda otro remedio, como puede ocurrir en un escenario laboral o en una relación de maltrato.
Una persona con un estilo agresivo seleccionaría la respuesta B.


· Pasivo-agresivo
clip_image003 Los que se comunican de manera pasivo-agresiva pueden decir “SÍ” cuando en realidad quieren decir “No”. En otras palabras, sus acciones no reflejan sus sentimientos y son algo así como pasivos por fuera y agresivos por dentro. Las personas que han desarrollado este estilo son incapaces de hablar en forma directa sobre sus necesidades y sentimientos, por lo que recurren al sarcasmo y a las mañas y tienden a ser negativas y pesimistas.
Desgraciadamente, este estilo parece tener muchos adeptos. Los pasivo-agresivos dicen “Ay, bendito” de frente y luego dicen horrores de la persona a la que se lo dijeron. Los chismosos exhiben este estilo, al igual que aquellos que nos dicen las cosas “por nuestro bien” porque son “tan feos como tan francos”. La religión también sirve de excusa para los que practican este estilo: “Tú pareces una buena persona, pero según la Biblia...” Y ellos, tan mansos y tan santos, condenan a la quinta paila del Infierno a los que no comparten sus ideas. La mejor descripción de lo que es un pasivo-agresivo la escuché de mi madre hace muchos años: son merengues con púas.
Este estilo de comunicación y de conducta hace daño a las relaciones interpersonales y lesiona el respeto mutuo.
La respuesta C es típica de la comunicación pasivo-agresiva.
· clip_image004Asertivo (Afirmativo)
Este es el estilo de comunicación “ideal”. La persona asertiva habla en forma clara y directa y puede expresar sus necesidades, opiniones e ideas sin ofender a los demás. Este estilo se caracteriza por el respeto a las ideas ajenas, aunque no se comportan. Esto implica que se escucha lo que dicen los demás y que, en un momento dado, se puede aceptar que tienen la razón, lo que evita que se pongan a la defensiva. En la comunicación asertiva se utiliza el proceso de solución de problemas y se llegan a acuerdos, por lo que resulta el estilo preferido para la solución de conflictos.
La persona asertiva se expresa en forma pausada y tranquila, mira directamente a los ojos y sus movimientos son suaves y relajados, lo que proyecta confianza en sí misma.
La comunicación asertiva se caracteriza por el uso de frases “YO”. En lugar de las acusaciones de “tú siempre llegas tarde” o “tú nunca me haces caso”, la persona asertiva diría: “Yo entiendo lo que dices, y puede que tengas razón, pero yo pienso que...” De esta manera validamos lo que dice el otro, a la vez que comunicamos el mensaje que queremos.
La respuesta D es un ejemplo de comunicación asertiva.

¿Qué estilo es mejor?
Son muy pocas las personas que se comunican exclusivamente con un estilo. La mayoría utiliza una combinación de estilos según las circunstancias. Una persona que normalmente es asertiva puede asumir una actitud pasiva para evitar un conflicto serio, o puede dar una orden en forma violenta en una situación de peligro. Y están también los manipuladores que no tienen un estilo propio y adoptan el que consideran más beneficioso según sus propósitos en un momento dado.
Cada persona desarrolla su estilo de comunicación a base de sus experiencias de vida y ese estilo está tan arraigado que no siempre somos conscientes de él. Aunque tendemos a mantener ese mismo estilo a través del tiempo, podemos aprender a ser más flexibles en nuestra comunicación con los demás. La SBA page for Women Entrepreneurs ofrece valiosa información sobre los diferentes estilos y sus características particulares.
Un estilo de comunicación es más que una manera de hablar. Es una expresión de cómo nos percibimos a nosotros mismos, de cómo percibimos a los demás y de cómo reaccionamos ante las circunstancias y las personas que nos rodean. La forma en que nos comunicamos afecta también las percepciones de los otros en cuanto a nosotros; es la imagen que proyectamos ante los demás.

Los beneficios de ser una persona asertiva
Independientemente de cuál sea nuestro estilo de comunicación habitual, y las razones que tengamos para haberlo adoptado y justificado, no hay duda de que el comportamiento asertivo tiene muchas ventajas:
  • Promueve la confianza y estima propias
  • Nos ayuda a comprender y reconocer nuestros sentimientos
  • Nos gana el respeto de los demás
  • Mejora la comunicación y las relaciones interpersonales
  • Desarrolla las destrezas para tomar decisiones
Algunas investigaciones sugieren que el ser asertivos puede ayudarnos a enfrentar muchos problemas de salud mental, tales como depresión, anorexia, bulimia, trastorno de ansiedad social y esquizofrenia. En http://www.mayoclinic.com/health/assertive/SR00042 aparece un excelente artículo sobre cómo la comunicación asertiva puede reducir los niveles de estrés.

Para ser más asertivos
  •  Evalúa tu estilo. ¿Expresas tus opiniones o permaneces callado? ¿Dices que sí cuando quisieras decir que no? ¿Tiendes a juzgar o culpar a otros con mucha facilidad? ¿Te parece que la gente teme hablar contigo?
  •  Practica el decir que no. Si te cuesta trabajo negarte a algo, ensaya diciendo “No, ahora no puedo hacer eso.” No le des muchas vueltas; si tienes que explicar por qué no puedes, sé breve.
  • Ensaya lo que quieres decir. Si te resulta difícil decir lo que quieres o pienses, imagínate que estás en una situación específica y di en voz alta el mensaje que quieres transmitir. Puedes escribirlo antes, o ensayar con un amigo para conocer su opinión.
  • Usa el lenguaje corporal. La comunicación no es sólo verbal. Trata de lucir seguro de ti mismo, aunque en realidad no lo estés. Con el tiempo, tu cuerpo convencerá a tu cerebro de que, efectivamente, tienes confianza en ti. Mantén el contacto visual, una expresión facial neutral o positiva y una postura recta o ligeramente inclinada hacia el frente. Cuida tus manos y evita los gestos dramáticos. El espejo es un excelente interlocutor para ensayar.
  •  Controla tus emociones. En una situación de conflicto, podemos sentirnos frustrados, o furiosos, o tener ganas de llorar. Aunque estos sentimientos son normales, interfieren con la comunicación. Si te sientes muy afectado por la situación, espera un poco si es posible y después haz un esfuerzo por mantener la calma. Respira despacio y mantén tu tono de voz calmado y firme.

PSICORRECETA
1. Decide si quieres mejorar tus destrezas de comunicación con tu pareja, con tus hijos, con tus supervisores, con tus compañeros de trabajo, y hasta contigo mismo (nuestros pensamientos son comunicaciones internas).
2. Después de seguir las recomendaciones para ser más asertivo, recuerda el principio fundamental: usar frases “YO”. La ilustración presenta lo que ocurre cuando hay sentimientos de frustración, resentimiento, dolor o rechazo que nos causan coraje hacia otros, y hacia nosotros mismos, y provocan que nos expresemos de manera hiriente. Estas expresiones, a su vez, aumentan los sentimientos negativos, por lo que continúa el círculo vicioso de la “falta de comunicación” (FLECHAS ROJAS).
3. Si logras expresar lo que sientes cuando la otra persona actúa de un modo particular, y puedes comunicarle tus necesidades, habrá una mejor comunicación y la relación entre ambos será más saludable (FLECHAS VERDES).
4. Recuerda si alguna vez has hecho comentarios hirientes, agresivos u ofensivos y los sentimientos que los provocaron. Llena los espacios en blanco con tus sentimientos y necesidades en aquel momento y analiza si el resultado hubiese sido diferente si los hubieras expresado.

image
5. Acuérdate de las flechas la próxima vez que estés a punto de “pelear” con alguien.

6. No te asombres si después de practicar estas destrezas para la comunicación asertiva alguien te dice que “CONTIGO SÍ SE PUEDE HABLAR”.


jueves, 22 de abril de 2010

CONTIGO NO SE PUEDE HABLAR (1)


¿Le has dicho eso a alguien en un momento dado? ¿Te lo han dicho a ti, en tono de queja?
Es que a veces nos sentimos frustrados cuando decimos algo y no nos entienden. Aunque aparentemente estamos hablando un mismo idioma, parecería que venimos de asteroides diferentes. Y culpamos al otro porque es incapaz de adivinar de qué diablos estamos hablando.
La comunicación, o falta de ella, se ha estudiado desde diversas perspectivas. ¿Existe en realidad lo que se ha llamado “falta de comunicación”? Comunicación siempre hay: los silencios, los gestos y las muecas pueden comunicar muchas cosas. Lo que parece escasear es la comunicación efectiva que permite a las partes exponer sus ideas de manera que la relación se mantenga en términos aceptables para todas.

La comunicación es el proceso mediante el cual las personas transmiten pensamientos, sentimientos, creencias e información. La comunicación puede ser verbal, que incluye lo que se dice o escribe, o no-verbal, que incluye los gestos, la postura del cuerpo y otros que veremos más adelante.
Para que haya comunicación debe haber:
· UN EMISOR La persona que inicia el proceso de comunicación
· UN MENSAJE ― Lo que el emisor quiere decir; lo que quiere que los demás sepan
· UN RECEPTOR ― La persona que recibe e interpreta el mensaje
Otros factores que intervienen en el proceso de la comunicación son:
· EL CÓDIGO que incluye el idioma, las palabras y los símbolos que se usan
· EL CANAL O SISTEMA ― que es el medio para enviar el mensaje (teléfono, correo electrónico...)
· EL CONTEXTO ― que es la situación y ambiente específicos en que ocurre la comunicación
¿Verdad que parece fácil?

Ejemplo número 1:
Juan, que es el emisor, le envía un mensaje a Pedro, que es el receptor. El mensaje está en español, idioma que ambos entienden, es un e-mail para invitar a Pedro a una fiesta e incluye unas fotos de una actividad reciente en casa de una amiga mutua.
Pedro no contesta, Juan se siente ofendido y decide no volver a comunicarse con Juan.
¿Qué pudo haber pasado con la comunicación entre ambos amigos?






En el proceso de comunicación puede haber interferencias o barreras que impiden que el mensaje llegue con su intención original y que pueden ser:
· Semánticas El receptor no sabe el significado de las palabras
· Pragmáticas El emisor hace mal uso de las palabras
· Gráficas o Fonéticas El emisor tiene mala ortografía o pronunciación (que no es el caso)
Otras barreras de la comunicación son:
· Las barreras físicas incluyen el ruido, la distancia y los problemas técnicos. Es obvio que si hay ruido a nuestro alrededor, o si estamos lejos de la persona con la que hablamos, la comunicación se complica. Lo mismo ocurre si el micrófono no funciona, o se va la señal del TV.



· Las barreras fisiológicas ― si tenemos hambre o sed, se nos hace difícil concentrarnos en lo que nos están diciendo. Lo mismo ocurre si hay mucho calor o mucho frío. Los problemas visuales o audiológicos también son barreras que interfieren con la comunicación. Es importante notar que en muchas ocasiones nuestros hijos tienen problemas en la escuela porque no pueden ver las anotaciones en la pizarra, o porque no oyen las instrucciones correctas y las malinterpretan. De ahí la importancia de los exámenes visuales y audiológicos.
· Las barreras psicológicas aunque son las menos tangibles, son las barreras más poderosas y las más difíciles de vencer. Entre ellas están las actitudes, los valores, las creencias y las percepciones.
La percepción merece un párrafo aparte. Se refiere a nuestra manera de ver la vida, de interpretar lo que ocurre tanto a nuestro alrededor como dentro de nosotros mismos. Es lo que permite ver el vaso medio lleno o medio vacío. Y depende de nuestra capacidad para percatarnos de lo que nos rodea.
Ejemplo número 2:
Marta y Evelyn trabajan en una agencia de publicidad. HOMBRE-MUJER
Su jefe les ha pedido que colaboren en una campaña
para promover un producto nuevo. Les entrega esta
imagen para que sean “creativas”.
Al cabo de tres horas, ambas se quejan ante el jefe de
que la otra no entiende sus ideas y dicen que no han
podido llegar a un acuerdo y que no pueden trabajar
juntas.
¿Qué podría hacer el jefe en este caso?
Y aquí hay que mencionar algunos elementos de la comunicación no verbal que juegan un papel muy importante, aunque no siempre estemos conscientes de su influencia. Los estudiosos de la comunicación han identificado cuatro factores que afectan la interacción entre las personas:
· Adornos (Artifacts) ― que incluyen la vestimenta, las joyas, el maquillaje, los tatuajes y todo aquello que, queramos o no, sirve para proyectar una imagen personal
· Tacto (Haptics) ― se refiere a la forma en que las personas tocan o palpan a los demás al hablar.
· Distancia (Proxemics) tiene que ver con el uso del espacio y cómo las diferencias en las distancias entre los individuos pueden hacerles sentir cómodos o ansiosos.
· Tiempo (Chronemics) ― cómo usamos el tiempo en la comunicación no-verbal, cómo percibimos y estructuramos el tiempo, y cómo reaccionamos a él. Incluye la puntualidad y el hablar en el momento adecuado. Es una herramienta muy poderosa y sienta las pautas para el proceso de comunicación.

ESTILOS DE COMUNICACIÓN
Próximamente estaremos discutiendo los diferentes estilos que utilizamos para comunicarnos y por qué algunos de ellos provocan el que nos digan “contigo no se puede hablar”.

Ejemplo 1. Aunque no siempre se menciona, el proceso de comunicación incluye un último paso: el emisor debe asegurarse de que el receptor recibió y entendió el mensaje. Juan puede haber pensado que a Pedro no le gustaron las fotos, que es un malagradecido, y vaya usted a saber cuántas cosas más. Quizás Pedro no tuvo acceso a su correo electrónico, o estaba en el hospital con apendicitis.
PSICORRECETA:
Cuando envíes un mensaje, cerciórate de que se recibió. No te conformes con decir “yo le envié un e-mail” y no le busques cinco patas al gato cuestionando la motivación del que no te contestó.

Ejemplo 2. Como el jefe no explicó en qué consistía la imagen, cada una de ellas vio algo distinto y no se comunicaron e ntre sí en cuanto a su percepción particular. Si Marta vio a la mujer con el niño, pudo pensar que el producto nuevo era un champú, o unas gafas, o un coche para bebés. Evelyn, por su parte, sólo vio a un hombre y se enfocó en la publicidad dirigida a productos masculinos o, en este caso, para promocionar a un cirujano plástico. El jefe hubiera podido explicar que eran dos imágenes en una (si es que él podía ver ambas)

PSICORRECETA:
Cuando hay discrepancias en cuanto a lo que se percibe, hay que explicar lo que vemos y dónde lo vemos, y escuchar los argumentos del otro. No hay comunicación posible entre dos personas que hablan de cosas distintas.